LA PROFETA Y LA NIGROMANTE

4.

1S 28,8b-11 || Mt 26,7-11a; 27,33.45

Saúl, con dos de sus hombres, va a ver a la mujer. Es ya de noche cuando llega. Le pide que le levante(10)  al muerto que él le diga, con el hechizo de la pelleja(11) .
La mujer, para hacerle creer a Saúl que Saúl le está haciendo creer a ella que no es Saúl, se indigna y le cuenta que ha logrado escapar del exterminio ordenado por el rey, y que no quiere volver a las andadas. Saúl le jura que no le pasará nada. Ella no dice ni que sí ni que no, sino que a quién quiere que le evoque. A Samuel, que lo ha dejado solo.
A Jesús viene a verlo una mujer con un frasco de alabastro lleno de perfume caro. Jesús, que pronto estará muerto, está ahora recostado. La mujer le echa el perfume en la cabeza, y los discípulos se indignan: ¿para qué este derroche? Más hubiera valido vender el perfume y darle el dinero a los pobres. Jesús la defiende: ha hecho bien. Pobres nunca les faltarán. Mientras que a ÉlÖ algo más tarde lo llevarán a levantarlo en cruz en el Lugar de la Calavera.
Morirá de día, pero en día tan oscuro como la noche.

5.

1S 28,12 || Mt 26,12-13; 27,37.54

La mujer dice que ve a Samuel (y a lo mejor hasta lo ve, cualquiera sabeÖ) y se pone a chillar. Como a nadie más que a Saúl podía ocurrírsele evocar a Samuel, la bruja le hace creer que es ahora cuando lo reconoce: "Para qué me has engañado? ¡Si tú eres Saúl!".
La otra mujer, en silencio, ha perfumado a Jesús, porque lo reconoce como Profeta y como Rey.
Otros también lo reconocerán, aunque no quieran: Éste es Jesús, el Rey de los judíos. Tienen ojos para ver, y no pueden ver que ven. Pero cuando muere, el miedo obliga al centurión y a la guardia a cerrar los ojos para ver mejor: "De verdad que Éste era Hijo de Dios".

* * *
Éstos de verdad dicen la verdad.
La nigromante y Pilatos dicen la verdad, pero de mentira, porque se engañan creyéndose que se engañan y que engañan a otros. Tienen la gracia de profecía, pero no la de caerle en gracia a Dios(12)  .
La espiritista, que de verdad es vidente(13) , porque se le ha echado encima el verdadero espíritu de Samuel, se cree que es una embustera que está haciendo creer que ha sacado a un ectoplama de bajo tierra. La mujer, que es clarividente sin saberlo, ha preparado para el entierro el cuerpo de Jesús.



(10) <w'ha`alî lî>; <anágagé moi> 1S 28,8. vuelta
(11) <qosòmî na´ lî ba´ôb>; <mánteusai dé moi en tôi eggastimúthoi> 1S 28,8. vuelta
(12) La <gratia gratum faciens>. Suma Teológica I q.43 a.3 ad 4.
(13) Si 46,28 dice de Samuel que "después de su muerte profetizó y anunció al rey su fin, e hizo salir de la tierra su voz profética para borrar la iniquidad del pueblo". Por boca de la nigromante.


Índice
Aparecidos