EL ORNAMENTO Y LA MÁSCARA

3.

1S 28,8a || Mt 26,39a; 27,28

Saúl se disfraza con un manto que no es el suyo. ¿Para engañar a la bruja que lo va a engañar? Está deprimido y está mal en su piel. Quiere que lo tomen por otro. A Jesús, que tienen oprimido, lo disfrazan con una capa de púrpura para reírse de Él. Pero sin saberlo, lo revisten con el signo de su majestad.

* * *
Los dos salen disfrazados de lo que son: Saúl, que ya no es rey por haberse rebelado contra el Señor, no prestando atención a su palabra (y por eso Samuel ha ungido a David(7) ), de paisano, para que no vean que va a consultar a los espíritus de los muertos en vez de consultar al Señor(8); y Jesús, el descendiente de David, el Rey que en tanto tiene a su pueblo, que no quiso llamar a sus legiones de ángeles, de rey -¡como si no lo fuera!-. Saúl aparenta con su manto lo que se cree que no es. Jesús, con el suyo, se aparece como lo que es. Y las apariencias engañan a los desengañados. Parece como si Dios llevara su sentido del humor hasta el extremo de tomar en serio a los farsantes: Dieu fait de l'Esprit.
* * *
Disfrazados, pero de distinta manera. Porque el disfraz de Saúl no es nada más que disfraz: disimulo, intento de evasión y omisión de la verdad; mascarada. Mientras que el "disfraz" de Jesús es el ornamento litúrgico del que está consagrado para un compromiso y una misión -Para esto he venidoÖ (Jn 18,37)-: sacramento, símbolo revelador de una realidad misteriosa que no se ve más que con los ojos de la fe a la luz de la gracia.
Durante toda la Pasión (¿durante todo el Evangelio? ¿durante toda la Biblia? ¿toda la Historia?) habrá ya este juego de espejos entre una mentira realista y una realidad verdadera. La una intenta convencer a la gente de que las grandes verdades no van con ellos, y que por lo tanto, todo vale, porque nada quiere decir nada: que la vida es insignificante. La otra, que sólo la Fe que viene del Espíritu puede penetrar(9) , verla como es y hacerla fecunda, se desnuda en los signos de la liturgia y los sacramentos, que tienen arte para revelar lo que la vida significa.



(7) 1S 16,12-13. vuelta
(8) 1Cr 10. vuelta
(9) <yadôa`> Gn 4,1.


Índice
La profeta y la nigromante